Sandro
Silva

Su nombre no figura en ningún congreso de cocina ni se encuentra entre los profesionales españoles destacados. Tampoco sus restaurantes tienen estrellas ni merecen comentarios entre la crítica. Sin embargo, sus locales se llenan en todos los turnos y cuentan con listas de espera prolongadas. El éxito de Sandro Silva no es efímero.

Sandro Silva es pura pasión por la restauración. El cocinero y su mujer, Marta Seco, son el cerebro y el alma del grupo «El Paraguas», propietario de Amazónico en Madrid. Ambos forman el tándem perfecto al frente del Grupo «El Paraguas». Ella, economista y de sangre asturiana; él, nacido en Brasil y cocinero. La pareja, que empezó esta aventura de la forma más romántica, ha conquistado la mítica calle Jorge Juan, cuna de la milla de oro madrileña, y han tocado el cielo con sus manos gracias al éxito de sus espacios.

Su historia de amor, al igual que su negocio, se cocinó a fuego lento. Tras pasar por los fogones del Trascorrales –primer restaurante con estrella Michelin en Asturias, propiedad de su tío–, y varios locales como pinche de cocina, Sandro decidió abrir el suyo propio junto a Marta, quien no dudó en dejar su carrera por amor y empezar a echar raíces en Madrid. En 2014 abría las puertas de El Paraguas, un espacio tradicional donde la calidad y el mimo por los detalles lo convirtió en un éxito y un punto de encuentro de la alta sociedad, que continua siéndolo a día de hoy.

Le siguieron Ten con Ten, Ultramarinos Quintin y su última aventura se llama Amazónico, todo un proyecto meditado.

PERFIL

Creador del grupo y el restaurante 'El paraguas"
Propietario de 'Amazónico', en Madrid.
También es propietario de los restaurantes Ten con Ten, Numa Pompilio y Ultramarinos Quintin

SUBIR