Josean Alija

Lunes 25 / Palabra

Josean Alija tuvo claro desde niño que quería ser cocinero, así que con 14 años comenzó a estudiar en la Escuela de Hostelería de Leioa. Tres años más tarde, comenzó su carrera profesional. Aprendió la cocina vasca en los restaurantes tradicionales y pasó por diferentes cocinas de vanguardia, donde comprendió que tenía que buscar su propio camino. En 1998 comenzó a trabajar en las cocinas del Museo Guggenheim, pero dos años más tarde, cuando estaba empezando a despuntar en el mundo de la cocina, sufrió un accidente de moto que le dejó 21 días en coma. Cuando despertó, lo hizo sin gusto ni olfato, las herramientas imprescindibles de todo cocinero. Tuvo que aprender de nuevo a degustar, a reconocer los sabores y los aromas. En 2003 dio con la clave de todo: la investigación.

Era vital analizar los productos en profundidad, conocer su origen, sus usos, sus propiedades, su potencial… Nace entonces el proceso creativo, la parte fundamental de su cocina. Análisis, reflexión, replanteamiento. Desde entonces y gracias a una fuerte apuesta por el departamento de I+D, Alija ha ido perfeccionando temporada tras temporada su estilo de cocina puro, esencial, sin disfraces. En 2011, consiguió hacer realidad su sueño de contar con un espacio propio: Nerua. Los ritmos de la naturaleza marcan la cocina de Alija, que se adapta a cada temporada sin censuras para hacer la cocina que siente, una cocina local que nace en las huertas, en el mar y en las granjas.

Alija ha sido galardonado con 1 Estrella Michelin y 3 Soles Repsol, y su restaurante se encuentra en el puesto 57 del mundo en los World 50 Best Restaurants 2018.