Pongamos que hablamos de Bilbao